Al tener por delante el siglo veintiuno, Dios sigue escribiendo la historia de las Asambleas de Dios. La historia está lejos de terminar. Lo invitamos a que sea parte de esa aventura mientras se desarrolla.