"Deje que Dios lo dirija en su ministerio. Y permita que su vida sea un modelo que otros puedan imitar. Y creo que Dios lo seguirá usandode una manera estratégica para que contribuya alavance del reino de Dios."
— Alton Garrison, asistente superintendente general